domingo, 17 de junio de 2018

Tarta fusión japonesa-portugesa


Después de ver una película japonesa que tenía como argumento la vida de un hombre que se dedicada a hacer pasteles dorayaki (si os interesa la cultura japonesa el dorayaki se hace con azuki, una faba rojiza muy famosa como ingrediente de muchos postres nipones) decidimos hacer una tarta con habas. La inspiración final nos llegó al comer el Pastel de feijaos portugués que se hace con habas blancas y decidimos hacer esta tarta fusión con las fabas negras de aquí y os podemos decir que aunque esté en el apartado de platos atrevidos, está de morirse de rica y no es una de esos postres bomba que te dejan tumbado, al contrario, queda suave y deliciosa.

Ingredientes.

*250g de fabas negras.
*Una placa de masa quebrada
*200 g de azúcar
*Tres huevos y tres yemas
*50 g de almendra molida
*2 cucharadas de mantequilla derretida
*150g de harina
*Azúcar glass para decorar.

Se ponen las fabas a remojo la noche anterior, se cuecen, se hacen puré y se reservan. Nosotros hacemos la base de la tarta con una masa quebrada casera, pero si os resulta más cómodo podéis comprarla ya hecha. 
Batimos los huevos y las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos entonces el puré de fabas, la mantequilla, las almendras y el harina. Seguimos batiendo hasta que se integre bien todo.
Forramos el molde con la masa quebrada y echamos sobre ella la mezcla anterior.
Metemos en el horno precalentado a 180 grados durante 40 minutos.
Dejamos enfriar y adornamos con azúcar glass o con alguna mermelada que nos guste. Ponemos la foto sin adornar, nosotros le pusimos luego sirope de ágave haciendo rayitas.

Frase del día: os proponemos un refrán que además viene muy adecuado para este año en Asturias:
“Marzo en lluvias, buen año de alubias.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario